Terapia de Pareja

Terapia de pareja: ¿Sirve de algo?

Por: Axel Marazzi

La realidad, aunque no sea tan confortable, es que la mayoría de los matrimonios tienen conflictos graves en algún momento de la relación. Problemas de dinero, celos excesivos, la falta de comunicación o mala convivencia pueden ser sólo algunos de los ejemplos por los que pueden “saltar” las discusiones. En estos casos, algunas personas, deciden recurrir a terapias de pareja, pero éstas… ¿Sirven? ¿Solucionan las peleas? ¿Logran dejar los problemas atrás?

La mayor dificultad de los psicólogos especializados que no logran poder volver a ‘unirlos’ es que muchos matrimonios suelen recurrir a ellos luego de mucho tiempo de haber comenzado con los problemas y cuando la situación ya es crítica y “erradicar los problemas se hace casi imposible”.

“Las parejas pasan en promedio seis años de infelicidad en sus relaciones antes de pedir ayuda”, dijo el doctor John Gottman, profesor de Psicología de la Universidad de Washington y director ejecutivo del Instituto de Investigación de Vínculos de Seattle, en Estados Unidos.

Incluso muchas veces, según explican los expertos, estos métodos pueden terminar en separación. Las terapias de pareja sirven para mejorar las relaciones, lo que no significa que las personas deban estar unidas para siempre, sino simplemente cesar con las peleas o los malos tratos.

“Múltiples factores confluyen en la prolongación de una pareja. Saber que el mantenimiento de la relación requiere dedicación, trabajo, compromisos y cuidados múltiples. Esfuerzo que no es patrimonio exclusivo de parejas con integrantes con personalidades muy diferentes” asegura Fabiana Porracin, licenciada en psicología.

Sin embargo, Porracin, explica que cada caso es único y particular, que se trata de un fenómeno complejo en el que intervienen múltiples causas y que ninguna de estas cuestiones por sí solas mantiene una relación de pareja. “Es decir, sin ‘química’, primeramente, se dificulta la unión inicial, cuando se pierde hay, objetivamente, menos pasión”, agrega.

Cristina Castillo, psicoanalista y coordinadora docente supervisora del equipo de Pareja y Familia del Centro Dos, dijo: “Habitualmente una pareja consulta cuando algo del pacto que los unió originalmente se rompe. Es decir, en toda pareja el pacto se rompe, porque esos sujetos crecen de forma distinta”. Entonces explica que la pareja viene con la ilusión de que el especialista lo solucione, “pero eso es imposible”.

 Aunque asegura que “el primer pacto se rompa, no significa que sea malo porque en este momento va a empezar una nueva etapa de la pareja”.

Por otra parte, muchas parejas simplemente no desean realizar estos procedimientos por los mitos que los rodean. “Hay parejas que no quieren realizar estas terapias ya que dicen que todos los que las hacen se separan o porque dicen que el terapeuta, de acuerdo al sexo, tomará posiciones a favor”, comenta Castillo.

Una de las formas de solucionar los inconvenientes que se producen es que se hagan la existencia más agradable ¿Cómo hacer esto? Algunos especialistas aconsejan:

  • No tomar decisiones en momentos de furia. Las decisiones que se toman en estos casos no se pueden cumplir ni sostener. Separarse, casarse, cambiar la cerradura, cualquier medida debe pensarse antes de ser llevada a cabo.
  • No asustarse cuando empiezan los primeros conflictos. Si una pareja no tiene conflictos está muerta. Es completamente común tener problemas de parejas.
  • Si se llevan bien podrán reducir el conflicto ayudándose. Los mecanismos son variados y pueden basarse en el humor, en restar importancia a ciertos asuntos, etc. Hay parejas estables que se pelean mucho pero que duran porque saben la forma de responder a los problemas con ciertos mecanismos que logran reducir los conflictos.
  • Una relación se basa, entre otras cosas, en el intercambio, por eso es muy importante saber negociar. Todo acaba calculándose, desde el cariño que cada uno muestra hasta el dinero que se gana.
  • No descuidar pequeños detalles, como el beso de buenos días o salir al cine o a tomar algo. El sexo ocupa siempre un lugar muy importante.
  • Compartir sentimientos, anticiparse a sus gustos y necesidades.
  • Cultivar la amistad con aquella persona con quien se vive facilitará la solución de los problemas.

 

La realidad

Un artículo publicado en The New York Times se sostiene que el 25% de las parejas empeora a dos años del tratamiento, y que el 38% se divorcia a los cuatro años. Estos resultados disparan una valoración negativa en los expertos de Estados Unidos, más allá de que podrían servir también para decir que los tratamientos funcionan en 6 de cada 10 casos.

“Muchas de las estrategias que la terapia utiliza hoy, como enseñarle a la pareja a escuchar, a comunicarse mejor y a comportarse de forma positiva, pueden ayudar hasta un año”, dicen los especialistas que analizaron los tratamientos. “Pero son insuficientes para superar los núcleos de conflicto inevitablemente recurrentes con el tiempo”, agregan.

 Por otra parte, otros expertos aseguran que es muy complicado saber exactamente qué es lo que pasa después de un tratamiento, muchas veces sirve para avanzar en una separación más sana y sin demasiados problemas o en muchas otras oportunidades logra reestablecer el diálogo.

Los últimos años, los esfuerzos por encontrar la forma de salvar matrimonios se incrementaron. Con un enfoque experimental llamado terapia de pareja integrativa comportamental. Con esta, el 67% de las parejas dice haber mejorado significativamente, según un estudio presentado en un encuentro de la Asociación para el Avance de la Terapia Comportamental.

A diferencia de los otros tratamientos la terapia integrativa trata de lograr que las discusiones resulten menos dañinas, al ayudar a los cónyuges a aceptar sus discrepancias. Ésta se basa en el reciente hallazgo de que lo que realmente puede destruir la relación no son las discusiones en sí, sino la forma en que se discute.

 Aunque algunos estudios indiquen que las personas que acuden a estas clases tienen una tasa de divorcio menor, expertos como el doctor Gottman consideran que muchos problemas conyugales, como historias de infidelidad o depresión, sólo pueden resolverse con psicoterapia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .