EL DAÑO IRREPARABLE DE LAS PELEAS

Por ps. Teresita María Feyuk

Photo by Filipe Leme on Pexels.com

El orgullo y las peleas mal llevadas causan daños irreparables en la vida de las parejas. Puede que estén pasando por una situación difícil con tu pareja y tomen conciencia de que tantas peleas los convirtieron en personas casi desconocidas.

La ternura que los unía al principio ha desaparecido; los pequeños detalles como abrir la puerta, correr la silla, esperar al otro, brindarle pequeñas manifestaciones de ternura, por tantas peleas se han perdido casi por completo.

El ceder fácil en los primeros desencuentros es historia y hoy ya solo vale ser como cada uno es y “aguantar al otro”.

La falta de conciencia del daño que causaban a la relación no les hizo caer en cuenta del grave desgaste que le causaban a la relación.

He escuchado parejas que me decían: “No puedo ser el mismo que al principio”; “dejé de tener detalles con ella o él porque ya no me nace”; “me gasté”; “ya no tengo paciencia”; “me aburrí” … y así una y otra afirmación hace que después de cada pelea por ignorancia de ambos o de uno solo se vayan perdiendo casi todos los detalles y gestos de cariño que se brindaban.

Uno lo hace por orgullo o porque simplemente ya no lo hará más y el otro, tal vez espera, pide, reclama y otra vez vuelven a pelear, y así en un círculo interminable de idas y vueltas de peleas que acaban por alejarlos y ambos no esperar nada del otro.

Qué podemos hacer como pareja si esta situación nos está pasando:

  • Volver a enamorarse y encontrarse: no dejen de hacer aquello que hacían cuando se conocieron, no importa la cantidad de peleas que hayan tenido; vuelvan a empezar.
  • Hagan aquello que hicieron para conquistarse: escriban cartas, regálale una flor, cocina su comida preferida, cántale…busquen en sus recuerdos aquello que hicieron para que tu pareja se fijara en ti. No esperen que el otro lo haga primero, cambia tú e inténtalo pronto.
  • Por nada olviden los detalles que en tantas peleas se han reclamado y hasta peleado: y pueden cuestionarse que no lo harán por orgullo o porque esa etapa ya pasó; pero presten atención al mensaje de cada reproche en la pelea, puede que saquen con claridad el deseo no satisfecho de la pareja y que lo han dejado de hacer.
  • Recuerden que detrás de un reclamo en la pareja existe una necesidad insatisfecha pequeña, insignificante para ti tal vez, pero quizás para el otro es importante.

Después de cada pelea saquen enseñanzas para no volver a repetirlas: ironías, comparaciones duras, o cosas que por el enojo u orgullo han dejado de hacer y reviertan la situación. Aprendan de cada pelea y vuelvan, aunque cueste humillar al orgullo, a ser como eran antes.

Vivir en pareja no es solo cohabitar, sino es una entrega diaria de ternura, empatía y amor. Las parejas no pueden permitir que se extingan los detalles que hacen que el otro se sienta valorado y mimado.

Reflexiona: ¿Qué has dejado de hacer que tu pareja te reclama? ¿O quizás ya ni lo hace, pero sabes que no le has brindado más? ¿No crees que ya es momento de volver a brindarle atenciones?

2 respuestas para “EL DAÑO IRREPARABLE DE LAS PELEAS”

  1. Buenas, muy interesante los post, pero si el ¿enamorarse es patológico? igual es imposible ser la persona que eras por que nunca lo has sido, me parece que me explico bien, ¿no? suele pasar que en enamoramineto fantaseas con esa persona, me gustaría que dieras tu opinión. Un saludo, me encatan los post y a seguir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .